Agencia de colocación autorizada nº 9900000398

Recordar la contraseña

Comunitat Valenciana


imagen sección

La oferta de empleo crece por sexto año consecutivo: un 15,8% en el último año, el mayor aumento de la última década

La oferta de empleo crece por sexto año consecutivo: un 15,8% en el último año, el mayor aumento de la última década

La hostelería y el turismo siguen siendo el motor del empleo en España


El portal de trabajo Infoempleo y el Grupo Adecco han presentado esta mañana en Madrid la XXII edición del Informe Infoempleo Adecco: Oferta y demanda de empleo en España, una completa radiografía de la situación del empleo en nuestro país a través del análisis de las ofertas de trabajo generadas en el último año, desde la distribución del empleo por comunidades autónomas, sectores o áreas funcionales hasta salarios, idiomas o formación más demandada por las empresas.

La presentación de dicho estudio ha contado con la participación de Jorge Guelbenzu, director general de Infoempleo, quien ha asegurado que “los datos globales muestran el crecimiento del empleo durante el último año, una cifra que pone de manifiesto la mejora del mercado laboral al tratarse del sexto año consecutivo con una tendencia en positivo; si bien no podemos relajarnos porque el arranque del 2019 no ha sido tan bueno. Además, tenemos que prestar atención a algunos de los escollos que se mantienen invariables año tras año como la precariedad, el descenso del salario medio, las horas extra realizadas y no pagadas o compensadas, la dificultades de las empresas para encontrar el talento adecuado; y otros que comienzan a irrumpir como la reconversión de muchas profesiones para adaptarse a los nuevos retos y destrucción del trabajo consecuencia de la automatización”.

En relación la edad y el empleo, Jorge Guelbenzu comentaba: “tenemos que trabajar para integrar y hacer converger a las distintas generaciones, evitando que la edad sea considerada como un impedimento a la hora de hacer nuevas contrataciones, muy al contrario, sólo una adecuada estrategia que integre a los equipos diversos, potenciando los puntos fuertes de cada uno y fomentando su convivencia, será garantía del éxito y del avance de las organizaciones”.

Santiago Soler, secretario general del Grupo Adecco, por su parte, ha señalado que “detrás de los buenos datos hay otras tendencias que señalan hacia dónde va el empleo y que son llamadas de atención. Estamos en tiempos de cambios muy profundos que están afectando a trabajadores, empresas y ciudadanos en general. La globalización, la demografía, los nuevos modelos de producción, las cadenas globales del suministro… están cambiando el mundo del trabajo. En España hablamos de desempleo, de paro juvenil, de precariedad… porque siempre duplicamos las tasas medias de Europa. Y ahora cabe preguntarnos, ¿estamos preparados para los cambios?”.

El secretario general del Grupo Adecco hablaba del impacto de la tecnología y afirmaba que “afecta a todos los ámbitos. La tecnología impactará sobre todo en los puestos rutinarios, pero también en muchas posiciones intermedias. Nunca ha habido en el mundo tanto empleo como hoy, nunca tanto asalariado por cuenta ajena. Es importante destacar que los países que más incorporan tecnología tienen menor tasa de paro. Habrá sustitución de puestos, es cierto, pero se generarán muchos más. Para ello, hay que adaptar el modelo formativo porque hay un GAP que debemos reducir con un reciclaje permanente ya que a todos nos va a afectar”.

Para finalizar, Santiago Soler aseguraba que “tenemos muchos retos por delante en un mundo mucho más diverso, más flexible, sin fronteras, donde los modelos laborales clásicos se irán diluyendo en un entorno cada vez más competitivo. Tenemos grandes oportunidades por delante, pero también grandes desafíos: la desigualdad, el desempleo y la valorización en un mundo asimétrico. Es por ello que es fundamental insistir en la anticipación, la innovación y la formación porque las personas seguirán siendo la gran apuesta de las empresas por mucha tecnología que haya”.

Más de la mitad de las ofertas se publica en la Comunidad de Madrid y Cataluña

Las comunidades autónomas con mayor capacidad de generación de empleo continúan siendo Madrid, Cataluña y País Vasco, aunque el comportamiento registrado por cada una de ellas ha sido diferente.

Durante el pasado año se ha producido un importante aumento del peso relativo de la Comunidad de Madrid y Cataluña, de seis décimas la primera y de 2,3 puntos porcentuales la segunda (son las dos autonomías donde más ha crecido la oferta de empleo). Madrid continúa ocupando la primera posición en el ranking, con un 27%, por delante de Cataluña, que mantiene la segunda posición y acorta distancias con la capital al hacerse con el 24,6% del conjunto nacional de ofertas de empleo. Por su parte, el País Vasco padece la reducción más acusada del año al pasar de generar el 12,2% de la oferta en 2018 al 10,5% actual (-1,7 p.p.) aunque se mantiene en la tercera plaza.

Andalucía mantiene la cuarta posición, a la que cayó en 2015, pero sigue perdiendo peso y se queda en el 7,5%, 0,8 puntos porcentuales menos que el registrado en el ejercicio anterior. También ha perdido importancia la Comunidad Valenciana, quinta en el ranking un año más, con el 6,5% de la oferta (-0,6 p.p.).

   

Uno de los principales rasgos que determinan la distribución regional del empleo es su nivel de concentración. En este sentido, en el último año se refuerza la tendencia a la concentración geográfica de la oferta alrededor de las dos comunidades con mayor potencial empresarial e industrial. La acumulación de más de la mitad de la oferta (51,5%) en torno a estas dos únicas regiones -Madrid y Cataluña- es una clara muestra del debilitamiento de la estructura regional que padece el mercado de trabajo español.

Las regiones que ocupan la parte alta del ranking son los grandes motores del desarrollo económico de nuestro país y vuelven a demostrar que su potencial empresarial e industrial está muy por encima del de las demás comunidades autónomas, evidenciando la polarización de la actividad económica y del empleo en España.

Con respecto a la distribución provincial, Madrid (26,36%) y Barcelona (19,1%) siguen siendo las provincias que más ofertas de empleo aportan al conjunto nacional: un 45,5% del total nacional. Es decir, casi la mitad de las ofertas que se publicaron en el último año hacía referencia a un puesto de trabajo en Madrid o en Barcelona (ver última página de la nota).

El importante nivel de concentración percibido a nivel regional también se hace extensivo a una escala provincial, existiendo comunidades autónomas en las que la oferta se concentra en solo alguna de las provincias que la componen. Los casos más representativos se encuentran en Barcelona, que engloba el 86’5% de la oferta de Cataluña, o Zaragoza, que aglutina el 80,1% de las ofertas de empleo en Aragón.

Los servicios lideran la oferta de empleo siendo el motor económico del país

Durante el último año, más de la mitad de las ofertas de empleo (55,8%) generadas en nuestro país pertenecían a alguna de las actividades que se agrupan en el sector servicios. El dato, aunque inferior al cosechado en el ejercicio anterior (57,8%, caída de 0,6 p.p.), ratifica un año más el papel del sector terciario como principal motor de creación de empleo en España.

Por ramas de actividad, dentro de los Servicios, Hostelería y turismo repite en el primer puesto del ranking por tercer año consecutivo, aglutinando el 13,2% del total nacional de ofertas (+1,6 p.p.) y aumentando la distancia con respecto al resto de sectores.

Le siguen Comercio, que se mantiene segunda con el 8,2% de la oferta, y otras actividades de servicios (5,8%) que pierde peso específico durante 2018 (-0,3 p.p.), uniéndose a Sanidad, Enseñanza, Distribución mayorista y consultoría como las actividades del sector que peor comportamiento han registrado en el último año.

La Industria registra durante el último año un aumento de cuatro décimas en su capacidad para generar empleo, haciéndose con el 26,9% del global de ofertas.

Por ramas de actividad, Industrial (otros) se mantiene en primera posición de la tabla, pero pierde peso específico al hacerse con el 6,2% de las ofertas nacionales, cuatro décimas menos que en 2018. Los mayores aumentos porcentuales dentro del macrosector provienen de la industria farmacéutica, que pasa de aportar un 4,7% a las ofertas al macrosector industrial en 2018 (1,25% al conjunto nacional) a un 7,1% en este último año (1,9% nacional); del sector energético, que vuelve a la senda del crecimiento al conquistar el 2% de la oferta de empleo (+0,4 p.p.); y de la industria alimentaria y tabacalera, que gana tres décimas y llega hasta el 3% del total nacional.

El macrosector TIC registra un ligero descenso en su capacidad de generación de oferta de empleo durante 2018, pasando de un 12,8% al 12,4% actual, una pérdida de cuatro décimas lastrada principalmente por los malos resultados cosechados por el sector de telecomunicaciones, que es la única actividad que no consigue mantener el ritmo.

Tomando como referencia el conjunto nacional de oferta de empleo, telecomunicaciones se queda con el 3,1% (-0,64 p.p.); informática mantiene su liderazgo con el 5,3%; consultoría TIC se hace con el 2,1%; equipamiento y distribución, con el 0,3%; y cierra multimedia, con el 0,04%. Destaca el buen comportamiento de Internet, que consigue aumentar dos décimas en 2018, lo que lleva a las empresas del sector a concentrar el 1,5% de las ofertas totales.

Construcción sigue ganando oferta de empleo, pasando de generar el 3,7% de las ofertas de empleo el pasado año al 3,9% actual. La crisis que padeció el sector durante la Gran Recesión tuvo su punto de inflexión en 2012, año en el que la construcción tocó fondo al aportar solo el 1,3% a la oferta de empleo nacional. Desde ese momento, el dinamismo de la edificación ha permitido mantener el crecimiento del sector en términos estables. Este año se une también a la senda del crecimiento obras públicas (0,16%).

Las actividades relacionadas con la agricultura, la pesca y la minería mantienen estable su volumen de oferta de empleo, pasando de generar el 0,73% al 0,96% de las ofertas en el último año.

Las empresas están divididas en cuatro grandes áreas funcionales o macroáreas: las funciones técnicas o productivas, directamente ligadas con la producción de bienes y servicios; las funciones comerciales, asociadas a actividades de compraventa e intercambio de bienes y servicios; las funciones de soporte y las funciones tecnológicas.

Por áreas funcionales, tras 10 años de altibajos, la función productiva alcanza la primera posición del ranking de distribución funcional de la oferta de empleo en España al generar el 35% de la oferta durante 2018. El buen comportamiento del área, que gana 4,4 p.p. en tan solo un año, deriva del crecimiento de la función productiva propiamente dicha (17,5% de la oferta total) y, especialmente, de las actividades empresariales relacionas con la compra, logística y distribución de bienes (13,6%), que viven una verdadera explosión gracias al auge que está viviendo el comercio electrónico en los hábitos de consumo de los hogares españoles.

Mientras, la función comercial mantiene, por cuarto año consecutivo, su tendencia descendente, pasando a ocupar la segunda posición de la tabla con un 34,7% de la oferta de empleo de nuestro país.

Esta tendencia descendente ha afectado especialmente al área puramente comercial (26,7%), que ha descendido más de cinco puntos en el último año. Las continuas transformaciones del área en sentido amplio, así como el reiterado descenso del peso de la misma, confirman la consolidación de una tendencia a la especialización y dispersión geográfica y sectorial de esta.

Esta reducción, sin embargo, no se ha extendido a las áreas de atención al cliente y marketing y comunicación que, aunque a gran distancia de la primera, se mantienen en cifras similares a las cosechadas en 2018, haciéndose con el 5,5% y el 2,4% de la oferta, respectivamente. 

Durante 2018 la función de soporte ha mostrado un comportamiento estable, aglutinando el 17,8% de la oferta. Siguen liderando el empleo en el área, administrativos y secretariado (7%) y administración de empresas (6,6%). La función de soporte engloba diversas actividades estructurales relacionadas con la gestión, como administración, finanzas, RRHH o asesoría, entre otras. La existencia de la totalidad de las áreas de soporte solo es habitual en las empresas de mayor tamaño, que suelen poseer una estructura organizativa más compleja. En organizaciones más pequeñas estas áreas se encuentran a menudo externalizadas en favor de compañías especializadas en finanzas, asesoría, consultoría, etc.

Por último, la función tecnológica sigue sumando ofertas de empleo, aumentando su aportación hasta el 12,3% del conjunto nacional. Las mayores subidas dentro de la función se dan en las áreas de análisis y programación, soporte y explotación, y ciberseguridad, sistemas y redes. 

Los perfiles más demandados

Dentro de cada sector y cada función existen diferentes categorías profesionales que pueden dividirse en Dirección, Mandos intermedios, Técnicos y Empleados (en orden jerárquico). En cada una de estas categorías hay diferentes perfiles que son más demandados teniendo una mayor presencia en las ofertas de empleo publicadas las dos últimas categorías, ya que para cubrir puestos directivos o de mandos intermedios los cauces de reclutamiento suelen ser más específicos (se utiliza más la promoción interna, la selección mediante headhunters, mercado oculto, networking…).

Así, solo el 2,9% de las ofertas publicadas en el último año estaba destinada a directivos (-0,1 p.p.), el 17,4% a mandos intermedios (-1,1 p.p.), el 45,6% a perfiles técnicos (+4,7 p.p.), la única que aumenta, y el 34,1% restante a empleados (-3,5 p.p.).

Dentro de la categoría directiva los puestos más demandados durante el pasado año han sido los de director comercial, gerente director, director regional, director de proyecto informático (gana dos posiciones), director financiero y director de producción.

Entre los mandos intermedios, los más buscados en nuestro país han sido jefe de Proyecto IT, jefe de Producción, account manager, encargado de tienda, controller y jefe de mantenimiento (mejora cuatro puestos).

En la categoría de perfiles técnicos -en la que se agrupan casi la mitad de las ofertas analizadas- los perfiles más buscados por las empresas han sido durante 2018: técnico de mantenimiento industrial, técnico contable, técnico de atención al cliente, programador (baja desde la primera posición), analista-programador y técnico de soporte.

Por último, dentro de las ofertas dirigidas a empleados, las más recurrentes han sido las dirigidas a comerciales, teleoperadores, dependientes, operarios, mozos de almacén y administrativos (apenas han sufrido variaciones con respecto al año anterior).

Más ofertas para titulados en FP que para universitarios

Un mercado laboral en plena transformación como el actual necesita profesionales preparados y dotados de las competencias adecuadas para desarrollar sus carreras en un escenario cambiante. En este contexto, la formación juega un papel clave.

Según el nivel formativo solicitado en las ofertas de empleo, los titulados universitarios siguen siendo los candidatos más demandados por las empresas, aunque sufren una pérdida de dos puntos con respecto al ejercicio anterior, pasando de un 40,5% en 2018 al 38,5% actual. Tomando como referencia la oferta de empleo cualificado, aquella en la que se solicitan unos estudios especializados mínimos (incluye la Formación profesional superior y/o titulación universitaria), el requisito de la carrera universitaria alcanzaría el 46,9%.

Las titulaciones más demandadas por las empresas durante 2018 han sido Administración y Dirección de Empresas, Ingeniería Informática, Ingeniería Industrial, Ciencias del Trabajo y el doble grado en ADE y Derecho.

Por su parte, los estudios de Formación Profesional gozan de una creciente empleabilidad, un hecho que se refleja en el elevado volumen de ofertas de empleo destinadas a titulados de FP en comparación con las dirigidas al conjunto de titulados universitarios. Poniendo el foco en la tipología de estudios y no en el nivel formativo, por primera vez en las XXII ediciones de este estudio, la FP se hace con el 42,4% de la oferta de empleo en España mientras la universitaria cae hasta el 38,5%, como acabamos de ver. Esto supone un incremento de 2,1 puntos porcentuales en el último año.

La cifra, aunque positiva, se divide de forma desigual entre Técnico Superior y Técnico Medio. Tomando como referencia el global de la oferta de empleo, las titulaciones de Grado Medio de FP han sido demandadas en el 17,8% de las ofertas, tres puntos porcentuales más que hace un año. Las titulaciones de Grado Superior, en cambio, ven cómo disminuye su demanda en más de un punto: de un 25,5% en 2018 hasta el 24,4% actual.

El 50% de las ofertas de empleo que incluyen entre sus requisitos estar en posesión de un título de FP no especifican familia profesional. De la mitad restante, las áreas que más ofertas de empleo han recibido han sido Administración y Gestión, Electricidad y Electrónica, Fabricación Mecánica, Informática y Comunicaciones e Instalación y Mantenimiento.

El 1,36% de las ofertas de empleo reúne entre sus requisitos mínimos que los candidatos cuenten con estudios de postgrado. Una cifra que alcanza el 35,2% cuando se trata de ofertas dirigidas a titulados universitarios, en las que las empresas no siempre lo incluyen como condición indispensable, pero reconocen valorar muy positivamente que el candidato se haya especializado con formación de postgrado, a modo de generador de valor diferencial.

965599088
Sin definir C/ EL CAMI, 39
03801 - Alcoi/Alcoy
(Alicante)