Agencia de colocación autorizada nº 9900000398

Recordar la contraseña

Comunitat Valenciana


imagen sección

Plan de viabilidad

¿Qué es el plan de empresa?
La empresa comienza su andadura empresarial en el momento en que se desarrollan por escrito las ideas que se tienen en mente. El Plan de Empresa es la herramienta de apoyo para todas aquellos que quieren poner en marcha una iniciativa empresarial, recogiendo los diferentes aspectos y objetivos de la empresa.

Los emprendedores y pequeños empresarios, deben adecuar su idea de negocio a la realidad, ya que tener una genial idea te acerca pero no te garantiza el éxito. El plan de negocio hará que se depure la idea, se adapte al mercado y se defina para acertar con la financiación necesaria.

Estas necesidades y dificultades para emprender hacen que muchos se replanteen su idea de negocio, readaptándola a las características que rodean al proyecto sin dejarse engañar por su entusiasmo.

La utilidad del Plan de Empresa es doble:

  • Internamente obliga a los promotores del proyecto a estudiar la viabilidad de su aventura empresarial con unos mínimos de coherencia, eficiencia, rigor y posibilidad de éxito.
  • Externamente es una espléndida carta de presentación del proyecto a terceros, sirviendo como soporte a la hora de solicitar o buscar financiación ajena, nuevos socios, contactar con proveedores y administraciones, etc.

La mayoría de los planes de empresa contiene las siguientes secciones:

  • Identificación del Proyecto
  • Plan de Marketing
  • Plan de Recursos Humanos
  • Plan de Inversiones y Ubicación
  • Plan de Operaciones
  • Plan Económico Financiero
  • Anexos

 

¿Cómo presentar una idea o proyecto empresarial?
A la hora de presentar una idea o proyecto empresarial debe transmitirse entusiasmo y convencimiento por su puesta en marcha. Una buena preparación contribuye a aumentar la confianza del emprendedor y permite que se desarrolle con mayor naturalidad, lo que le hará sentirse más seguro de sí mismo y, en definitiva, negociar mejor.

Hay una serie de puntos sobre los que hay que trabajar:

  1. Conocer con detalle el proyecto que presentaremos. Será de gran ayuda haber realizado un eficaz Plan de Empresa que recoja todas características del negocio.
  2. Determinar las necesidades empresariales. Una de las más extendidas es la falta de financiación para la puesta en marcha del negocio. qué cantidad será la necesaria que complemente la aportación propia, analizar para qué se va a utilizar y el momento en que haría falta, y las formulas a utilizar para su devolución.
  3. Analizar los productos financieros más usuales y adecuados (préstamo, crédito, leasing, renting…)
  4. Recoger información sobre las vías de financiación existentes en el mercado
  5. Valorar el riesgo de la operación:

Hay que ser muy convincente y para ello nada mejor que llevar la lección aprendida y ser muy selectivo, utilizando los argumentos de mayor peso y no ofrecer una lista interminable de argumentos menores que podrían dificultar la claridad de nuestra posición. Conviene anticipar las posibles objeciones y dudas que la otra parte pueda plantear y preparar las respuestas oportunas.

La preparación de la presentación es tan importante como la presentación misma.

 

¿Cómo debe de ser la presentación escrita del proyecto empresarial?
No debemos considerar que sólo el contenido es fundamental sino que también hay que prestar atención a la forma.

Hay que tratar en todo momento de ponerse en el lugar de la persona que va a leer el documento e imaginar que no sabe nada de nuestra idea. Para ello, debemos evitar dar cosas por supuesto y explicarnos con la mayor claridad posible.

 

¿Cuál es la diferencia entre inversión y gasto?
La inversión es todo aquel bien que necesitamos comprar para obtener las infraestructuras y equipos necesarios para iniciar y mantener la actividad. El gasto hace referencia a los desembolsos que se realizan a lo largo del ejercicio de la actividad empresarial. Podíamos considerarlos como las salidas corrientes de capital. Por ejemplo, la compra de un vehículo sería una inversión, pero la gasolina, los seguros, las reparaciones… son gastos.

 

¿Sabes cual es capital inicial necesario?
El Plan de Inversión recoge los elementos necesarios para la puesta en marcha e inicio de la actividad empresarial , pero cuando se pregunta a los emprendedores si creen saber el capital necesario para la puesta en marcha de su negocio y si saben en qué lo van a invertir, responden de forma afirmativa en la mayoría de los casos. Y lo que suele ocurrir es que se ha calculado sólo el activo fijo (inversiones), olvidando las existencias iniciales, los gastos de constitución, las tasas y licencias, la tesorería inicial (Caja y bancos), la propiedad industrial y registros, las aplicaciones informáticas, etc.

Además se suelen calcular los sueldos sin incluir el % de la Seguridad Social, o no suelen descontar el IVA de los productos a facturar como ingresos, y siempre suelen surgir gastos imprevistos con los que no se han contado.

Se debe tener una previsión de liquidez de la empresa y conocer las necesidades de financiación a corto plazo (no sólo a largo). Se analizarán por una parte los ingresos que se prevén tener y, por otro lado, los gastos necesarios de funcionamiento. Una vez todos juntos, debemos ver el resultado mes a mes durante el primer año para ir viendo el beneficio o pérdida. Esto permitirá controlar la Tesorería, cuestión esencial en toda empresa y particularmente en las nuevas, donde es vital tener recursos líquidos.

 

¿Qué es un plan económico financiero?
Desde el plan económico financiero, se evaluará, de forma más ajustada, la cantidad de dinero requerido para la puesta en marcha del proyecto, describiendo en qué se va gastar, y cómo y cuándo se van a poder hacer frente a las devoluciones.

La falta de liquidez en los primeros meses de actividad, es desgraciadamente una realidad, y se debe fundamentalmente al optimismo con que se proyectan los ingresos y la mala planificación de los gastos iniciales.

 

¿Cuándo una empresa es rentable?
Cuando los ingresos son mayores que los gastos. Sin embargo, no hemos de quedarnos en la comprobación en un momento dado, sino evaluar la posible evolución de la rentabilidad en el tiempo. Por ejemplo, es bastante normal que una empresa no sea rentable durante los dos primeros años pero que a partir de ese momento lo sea, y mucho.

 

¿Qué diferencia hay entre liquidez y rentabilidad?
La liquidez nos muestra la capacidad del negocio de hacer frente a los pagos. De forma simplificada, puede venir reflejada por el dinero que tenemos en Caja y Basncos. Sin embargo, la rentabilidad indica la relación existente entre los ingresos y gastos.

Por ejemplo, si mis ventas (ingresos) superan a mis compras (gastos) pero tengo que pagar a mis proveedores (pagos) antes de lo que cobraré de mis clientes (cobros), puedo decir que mi negocio es rentable (ingresos - gastos) pero que puede presentar problemas de liquidez (cobros - pagos en un momento dado). Estos problemas de Tesorería, si son puntuales, pueden resolverse, recurriendo a financiación externa, por ejemplo con una cuenta de crédito.

Si son permanentes, lo que refleja en una falta de adecuación entre los plazos de pago y de cobro, con lo cual seria necesario replantearlos e intentar negociar con clientes y proveedores.

 

¿Qué precio han de tener mis productos y/o servicios?
Cuando lo que se vende es un servicio personal, es difícil calcular el precio al que se cobra una hora de trabajo. Hay que tomar como referencia al mercado.

Por otra parte, muchas veces es desaconsejable entrar en una guerra de precios para captar clientes ya que un competidor más grande será capaz de aguantar el pulso durante más tiempo.

 

¿Cómo se puede saber el precio de mercado de un producto?
Hay varias formas de conseguirlo. Todo dependerá si son precios establecidos por el mercado en subastas (pescado, vegetales,...) o si es regulado (pan, libros, medicamentos...) o si es libre (aunque puede ser controlado por un grupo o establecido entre una oferta muy amplia). No obstante el preguntar a establecimientos en marcha es la mejor de las fuente de información.

 

¿Me pongo un sueldo o vivo del beneficio?
Son muchos los/as emprendedores/as que piensan que el negocio generará suficientes ingresos como para vivir con tranquilidad. Sin embargo, durante los primeros años las pérdidas son algo habitual, por lo que mejor es ponerse un 'sueldo', así se cuenta con ingresos personales fijos y estables.

Por otra parte, para analizar la viabilidad real de un negocio es conveniente considerar lo que necesita el negocio para subsistir. Por tanto, como el negocio necesita de la participación del empresario autónomo, es recomendable considerar un importe como salario.

 

¿Cómo se establece la jornada de trabajo?
Generalmente los Convenios colectivos establecen una jornada semanal o anual, y, prácticamente en todos los casos, indica que la jornada máxima debe respetarse "en cómputo anual".

Es por ello que, prácticamente en todos los sectores, se puede hacer una distribución anual de la jornada. Esta distribución anual permitirá mayor intensidad de trabajo en épocas de temporada alta, y disminuir la intensidad en épocas más bajas, siempre obteniendo del trabajador la prestación máxima desde el punto de vista legal, y obteniendo el trabajador períodos de merecido descanso sin que la empresa sufra perjuicio alguno.

En todo caso, la jornada ordinaria no podrá exceder de 9 horas diarias.

 

¿Cuál es el coste total de un/a trabajador/a?
El coste es el del sueldo más las cargas sociales (Seguridad Social). En aquellos casos en que el trabajador deba efectuar desplazamientos o efectuar comidas fuera de su lugar habitual, habrá que compensarle los gastos en que por ello incurra.

Siguiendo un ejemplo de un trabajador que perciba un sueldo bruto mensual de 1.000 euros, sus cargas sociales serán las siguientes aportaciones del empresario:

al Régimen General de la Seguridad Social: 23,6%
a la Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales: 0,99%
por desempleo: 6%
FOGASA: 0,4%
Formación Profesional: 0,6%
TOTAL CARGAS SOCIALES = 31,59%

De este modo, el trabajador de 1.000,000 euros brutos mensuales supone un coste para la empresa de:
14.000,00 euros de sueldo (12 mensualidades más dos pagas extraordinarias)
+ 4.422,60 euros (31.59% de 14.000,00)
= 18.422,60 euros

 

¿Qué es un DAFO?
Un DAFO es una cuadro que se forma con los puntos fuertes y débiles del proyecto. El nombre DAFO viene de las iniciales: Debilidades (puntos débiles internos de mi empresa) Amenazas (puntos débiles que provienen de factores externos a la empresa que no controlo) Fortalezas (puntos fuertes internos de mi empresa) y Oportunidades (oportunidades que me ofrece el mercado).

Debilidades

Amenazas

puntos débiles internos de mi empresa

puntos débiles que provienen del mercado

Fortalezas

Oportunidades

puntos fuertes internos de mi empresa

oportunidades que me ofrece el mercado

 

¿Qué es una franquicia?
Podemos decir que es un contrato en que un empresario, el franquiciador, que explota determinado tipo de negocio, cede a otro empresario sus conocimientos, publicidad, imagen de marca, etc. De modo que el franquiciado se limita a poner los medios (personal, local, maquinaria, recursos financieros, etc.), que se utilizarán de acuerdo con las instrucciones del franquiciador y bajo la marca de éste. El franquiciador percibe un dinero en concepto de "canon", y el franquiciado obtendrá los beneficios de la explotación del negocio.

La marca eclipsa los atributos distintivos del franquiciado quien, en definitiva, pasa a ser un mero "ejecutor" del saber hacer del franquiciador.

El contenido de este contrato no viene explícitamente regulado en ninguna norma, por lo que su regulación se debe a la voluntad de las partes y a la práctica mercantil.

No obstante, como el franquiciador posee conocimientos que el franquiciado no tiene, la legislación trata de proteger al franquiciado para que no se produzcan abusos del franquiciador basados en el conocimiento de éste.

Por ello existe una ligera regulación de la franquicia, si bien se refiere a aspectos formales y administrativos, más que a aspectos de contenido de¡ contrato. Esta regulación legal es la establecida en el artículo 62 de la Ley 7/1996 de 15 de enero de Ordenación del Comercio Minorista, que indica:

  1. Por la franquicia se cede el derecho a la explotación de un sistema propio de comercialización de productos o servicios.
  2. Quienes deseen ser franquiciadores en España deberán inscribirse, en su caso, en el Registro que a tal efecto podrán crear las Administraciones competentes.
  3. Con una antelación mínima de 20 días a la firma del contrato o a la entrega de cualquier pago, el franquiciador deberá haber entregado al franquiciado la información necesaria para que éste pueda decidir libremente y con conocimiento de causa su incorporación a la red de franquicia.

 

¿Qué debemos considerar a la hora de decidirnos por un negocio de franquicia?

  • Conocer con exactitud en qué consiste una franquicia.
  • Asegurarnos que seremos capaces de someternos a las normas que dictará el franquiciador y de adaptarse a la disciplina de grupo.
  • Asumir la responsabilidad que supone el poner en marcha un negocio y los riesgos que de él se pueden derivar.
  • Establecer cuales son nuestras capacidades y preferencias a fin de llegar a elegir el sector y la actividad más adecuada a nuestras circunstancias.
  • Realizar una exigente selección de la enseña de franquicia entre las existentes en el sector que haya seleccionado.
965599088
Sin definir C/ EL CAMI, 39
03801 - Alcoi/Alcoy
(Alicante)